¡Rocía esto en tu hogar y nunca más vuelvas a ver esas arañas y cucarachas!

El ingrediente estrella de  nuestro repelente casero es la menta fresca, un tipo e hiera aromática de gran difusión muy apreciada por su refrescante fragancia, así como por sus propiedades terapéutica y cuyo sabor es fantástico en algunas recetas. Y es que, el olor a menta, contrariamente con nosotros, les desagrada mucho. A continuación te enseñaremos diversas opciones para utilizar esta hierba como repelente:

Prepara un té de menta concentrado después pon el líquido en una botella con atomizador y pulveriza los rincones, detrás de los muebles y, en definitiva, en cualquier lugar por donde creas que pueden entrar. Esto no es solo les mantendrá alejados sino que, además, estarás proporcionado una fragancia muy refrescante para tu hogar. También puedes usar este mismo sistema echando una cucharada generosa de extracto de menta en una taza de agua.

Presta mucha atención: no uses aceite de menta, ya que este posee múltiples pesticidas naturales que actúan como un veneno si se lo comen. Mezcla jabón de menta en tus productos de limpieza para mapear el suelo, etc… También puedes realizar bolsitas de té de menta para los cajones, repisas o armarios, para evitar que estos pequeños visitantes profanen todos tus enseres personales.

COMPARTIR EN: